​LA MUJER  A LA QUE LE TOCÓ LA LOTERÍA  Y PERDIÓ EL PREMIO

AUTORA:MARIA MORALIUS

Después de imaginármela, por medio de los escritos judiciales,  lo que me contó mi cliente, y lo que se le escapaba a algún amigo de la extinta pareja, por fin la conocí en  el Juicio.

Allí estaba ella,  finalmente  le ponía cara a esa “arpía” que quería desvalijar a mi cliente, a esa manipuladora que no paraba de poner piedras en el camino a la persona que yo defendía. Por fin conozco en persona a mi amiga, que por supuesto se niega a darme la mano.
Cuando nos vemos incursos en un procedimiento, comienza una historia de relaciones, interacciones, lugares comunes y opiniones sobre todos los que intervienen, a la que es muy difícil sustraerse. Y  como si estuviéramos leyendo una especie de novela, nos imaginamos al protagonista de la misma, le ponemos cara, peso, color de pelo y aspecto físico.
Un día, se produce el encuentro, en el que hay que ser muy educado y tolerante, para que no se extiendan las caras largas y las miradas de rencor, y a veces, no solo entre los litigantes.  Ese día te fijas y compruebas que tal vez te has equivocado, y la idea que te hiciste era errónea, o no se asemeja a la realidad. Resulta que te encuentras con una persona que esta defendiendo sus intereses  y  los de sus hijos, de la mejor forma que sabe y puede, y que te cae hasta bien.
Desde luego, este no era el caso. En este, caso de libro, dos personas que se separan porque quiere ella,  porque se cansó, y quiere darse un tiempo. Nivelazo de vida, y a todo tren, para la media – triste y limitada media – española. Mi cliente, guapo, brillante, alto, morenazo de ojos negros, deportista y atlético ,  un super partido, de esos que tienen cola para ocupar el lugar vacío. Y claro, se ocupó rápidamente.

Una se imaginaba, antes de verla por fin,  que la sujeta que llegó a pescar semejante pieza, era un dechado de belleza,  inteligencia, estilazo,  encanto y no se que mas activos … pero no.

Me encontré con una mujer bajita, mas bien tirando a horterilla, con pelos imposibles y que no levantaba tres palmos del suelo. Eso si, se adivinaba por su porte y su forma de moverse, que era pizpireta y que las cazaba al vuelo, con una seguridad en si misma, que afloraba en todos sus movimientos. En lo que a mi respecta, que soy una mandada,  si las miradas matasen, ese día mi menda hubiese palmado con la toga puesta.
De la información  que me llega, infiero, que tampoco es excesivamente cualificada, mas bien poco, tirando a nada, y lo poco con posterioridad al matrimonio. La escucho hablar con mi contraria, y observo de reojo que se le escapa un ” ej, que” al mas puro estilo polígonero o de Bono, que también era muy castizo.
Como lo hizo?,  Como llegó a casarse con semejante tío tan guapo, tan listo y tan buena persona????

Y está claro que algo tiene el agua cuando la bendicen, porque mi cliente es un mirlo blanco, de esos que duran dos días en el mercado. Intento ser objetiva, e ignorar  todas las maldades que me vienen a la cabeza, y haciendo un esfuerzo, busco esa virtud oculta que sin duda debe tener o haber tenido para,  con tan pocos mimbres – por lo menos externos-  haber hecho ese pedazo de cesto, y conseguido llegar al altar,  con uno de los tipos mas guapos. educados y brillantes de la ciudad

De verdad, que no soy capaz de encontrarla. ( la virtud oculta, digo) El típico caso en que nadie se puede explicar como lo hizo, pues ni siquiera se casó de penalti- como pude comprobar con los certificados – una vía que  a veces explica estos matrimonios dispares e inexplicables, valga la redundancia.
Será muy trabajadora? será muy buena persona? nada, ni una cosa ni mucho menos la otra. NO dio un palo to the water, desde que pasó por la vicaria,  y de su actitud con los hijos se desprende que la venganza y el rencor son sus guías para conseguir la meta, que es el desplazamiento absoluto del padre de sus hijos, y si le puede dejar en el psiquiátrico, mejor.
No es cuestión de preguntar a mi cliente en que estaba pensando cuando contrajo con semejante joya, por eso le pregunto de soslayo, como quien no quiere la cosa,  si es una rica heredera, una niña de papa,  o algo así, y por eso piensa que el mundo es suyo, y se ha de rendir a sus pies. Nada, mas bien todo lo contrario…
Y después de tres horas de espera y dos y media de juicio,que me hacen conocerla un poco mas, y me corroboran los peores presagios, en los que mi amiga se supera a si misma…  me voy a mi casa derrotada, pensando en descifrar el enigma.

Con la de mujeres guapísimas, inteligentes, estudiosas, trabajadoras y sacrificadas que yo conozco y están  solteras, o casadas con unos despojos, que encima  no las tratan todo lo bien que se merecen, me obsesiono con averiguar como puede ser que  mi cliente haya caído en semejantes fauces.
Esa noche no dormí, tuve pesadillas, y en el fondo de mi fuero interno, sentía la punzada de la envidia insana, de que semejante  mujer se lo hubiese montado de esa manera y máxime teniendo en cuenta que distaba de ser la esposa entregada y super enamorada que cabría esperar dadas sus circunstancias… y las demás tuviéramos que hacer méritos incalculables para conseguir un marido medio decente, en el mejor de los casos, e indecente en la mayoría de ellos.
Después de una noche de insomnio , sudores  y pensamientos obsesivos, llegue a la conclusión, de que en la vida, a veces mas vale llegar a tiempo que rondar cien años, que no hay nada como estar en el momento justo en el lugar oportuno, y,  que los golpes de suerte, no solo llegan cuando te toca una primitiva.
Una primitiva o un gordo de la lotería te puede tocar de muchas maneras, y a mi amiga le toco, en forma de marido, de marido maravilloso al que consiguió apartar de su vida a golpes de soberbia y creerse que  la suerte que tuvo en un mómento dado, le venía en los genes,  y no tendría que luchar mas por su relación.
Una vez vi un reportaje muy interesante  en la BBC, sobre la vida que llevaba la gente a la que le habían tocado los euromillones, al cabo de diez años. Curiosamente la mayoría de ellos habían acabado arruinados, estafados y volviendo a trabajar para vivir. Muchos perdieron a sus amigos de siempre y otros a sus familias. Lo que mas me impactó , fue como era posible que habiendo tenido esa oportunidad única en la vida, se pudiese dilapidar de esa forma. Me dejó anonadada.
Pues bien, en el caso que nos ocupa y en otros similares, hay gente que no le toca el cuponazo en forma de pasta, pero si en forma de encontrar una persona estupenda, que le da cien vueltas en todo, que le es fiel, que la pone en casa con un nivel de vida estupendo.

Y, sin embargo  y lejos de estar agradecidos al universo por su buena suerte… se acaban creyendo, que eso que ha pasado no es un regalo del destino,  y que les es concedido por derecho propio, sin darse cuenta de   que solo están ahí por la fortuna que les vino a ver a su puerta… se creen que se debe a sus propios méritos, y que lo que encontraron por chiripa en un mómento dado de sus vidas, lo tenían predestinado de antes…incluso, como en este caso se permiten  jugar  ( como en este caso, que fue ella la que se cansó) y poner en riesgo la potra que han tenido
Y no. Nada mas lejos de la realidad.
Y la realidad , llega tarde o temprano.  y en el caso de mi amiga le vino en forma de que las aguas volvieron a su cauce, y su marido ( al que ella dejó porque quería vivir una temporadita sola hasta nueva orden)  volvió al lugar que le correspondía,  en forma de otra persona que encontró, y en consecuencia, ella al suyo, si bien bastante lejos de la caseta de salida donde se encontraron, por mor de muchos años de convivencia, que le darán una tranquilidad financiera que nunca pudo soñar.

Hace unos días, mi cliente  vino a mi despacho a recoger su sentencia, la que le desligaba para siempre de su pasado  y de mi nueva amiga. Lo hizo acompañado por un pibón, como dicen ahora, que ademas era arquitecta, y de las buenas ( si, se puede tener cuerpo de modelo, cara de actriz  y ser arquitecta, aunque parezca injusto, que por cierto lo es ) .
Me invitaron a comer, y puede pasar un par de horas con los dos,   y comprobé que la chica,  era encantadora, sencilla  y sobre todo humilde, y vi que los dos hacían muy buena pareja, la pareja que  sin ninguna duda le venía como anillo al dedo, la que siempre debió tener. Ella le miraba super enamorada  se veía a la legua que le admiraba.
Cuando los despedí me quedé mirándolos   cuando se marchaban por la calle Génova, parecían sacados de una revista.

Me volví por la calle  a la montaña de expedientes de mi agujero a pasar la tarde currando, y , pensé  que la vida,  al final, pone a todo el mundo en el lugar que le corresponde, no importan los años que transcurran  y las circunstancias que atravesemos, la fuerza de la naturaleza nos va derivando sin que nos demos cuenta,  al lugar al que pertenecemos, y me alegre sinceramente de que mi cliente hubiera terminado por fin,  en el que siempre le correspondió.
Maria Moralius
Este relato, se publicó por primera vez el 28-5-16

Maria Moralius- ex-azafata. Actualmente abogada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s