LA MATÉ PORQUE NADIE ME LO IMPIDÍO

Los chicos reciben de la sociedad moderna un mensaje devastador y paralizante. Primero, se les recrimina su agresividad, cuando es innata y esencial a su deseo de competir, de ganar , de ser activamente virtuosos.